Termómetro Noticias

COLUMNA: El Problema Presidencialista

Por Cristóbal Caviedes Paul, Académico Derecho UCN.

Usualmente se distingue entre presidencialismo, parlamentarismo y semi-presidencialismo. En el presidencialismo, el jefe de Gobierno se elige aparte del parlamento. En el parlamentarismo y el semi-presidencialismo, el jefe de Gobierno se elige por la mayoría parlamentaria, pudiendo tal mayoría destituirlo por una censura. 

Saco a colación estas diferencias por el conflicto entre el presidente Piñera y el Congreso sobre la inconstitucionalidad de ciertos proyectos de ley. En efecto, este conflicto demuestra nuevamente los defectos del presidencialismo que sugieren reemplazar este sistema.

El presidencialismo es tieso, rígido, inflexible. En Chile, si un presidente y una mayoría parlamentaria no se tragan, ni el presidente puede llamar a elecciones anticipadas, ni el Congreso puede censurar y reemplazar al presidente. Por contraste, si Chile hubiese sido parlamentarista o semi-presidencialista durante el estallido social, es probable que el primer ministro Piñera hubiese sido censurado y reemplazado, o que el propio Piñera hubiese convocado elecciones anticipadas, canalizando democráticamente el descontento.

En Chile se cree que los parlamentarios tienen poco poder porque son irresponsables; pero la causalidad puede ir al revés: los parlamentarios son irresponsables porque tienen poco poder. Imagínese que usted es diputado. Usted no puede ser ministro, no puede ser subsecretario, no puede censurar ministros, y no puede presentar proyectos de ley con gasto. En suma, usted no puede hacer nada relevante para sus electores salvo reclamar en la prensa y presentar acciones legales. Por ende, si usted es ambicioso y competente, usted tiene pocos incentivos para presentarse al parlamento, y su partido tiene pocos incentivos para apoyarlo.

A veces conviene darle poder a alguien para asegurarse de que ese alguien sea responsable. Considere al ministro Paris. Al incorporar a los díscolos en la gestión del covid-19, Paris disciplina su comportamiento pues hace que ellos tengan algo que perder. Asimismo, ya que en los parlamentarismos y semi-presidencialismos el gobierno lo forma la mayoría parlamentaria, el incentivo de los parlamentarios oficialistas para cuadrarse con el gobierno es mayor en estos sistemas.

En Otras noticias...

COLUMNA: Presunción de Inocencia y externalidades

Admin

COLUMNA: La Constitucionalidad del 10%: focalización versus universalidad

Admin

COLUMNA: Una receta para protegernos de la recuperación sin empleo

Admin