Termómetro Noticias

COLUMNA: La medicina veterinaria no se detiene

Por Dr. Danilo Abarca Candia, Médico Veterinario y vicepresidente del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet)

Este año 2020 se cumplen 65 años del Colegio Médico Veterinario de Chile, y de seguro, este importante aniversario quedará marcado en nuestras memorias por una pandemia, la cual sin duda cambiará la vida de todos nosotros. Una pandemia que ha enseñado a la comunidad la relevancia de la salud animal para mantener el delicado equilibrio de la salud de nuestro planeta.

Lamentablemente, durante décadas las autoridades de nuestro país han omitido la importancia de nuestra profesión como pieza fundamental para mantener la Salud Publica, y coincidentemente, en el momento en que nuestro gremio se encuentra luchando para volver a ser considerado como una profesión sanitaria, nuestro país y el mundo es azotado por una catástrofe sin precedentes en perjuicios sanitarios, sociales, económicos, y eso que aún, no supera en pérdidas humanas a otras pandemias históricas.

Han sido tiempos difíciles para el mundo entero, y nuestros profesionales no han estado ajenos a esta crisis, la cual incluso ha cobrado la vida de valiosos colegas de nuestro país. Pero como siempre nos hemos mantenido luchando y aportando a Chile desde todas nuestras áreas profesionales, entregando nuestros servicios esenciales para toda la comunidad. Nuestro aporte a esta crisis global es invaluable, seguimos preocupados de cada familia, ya sea permitiendo que los alimentos que llegan a sus mesas sean sanos y saludables, o bien, protegiendo nuestros recursos agropecuarios para mantener la disponibilidad de alimentos y productos de origen animal, incluso para el mercado internacional, contribuyendo de esta manera a nuestra economía.

Las y los médicos veterinarios hemos luchado por que se nos permita seguir prestando servicios de salud a las mascotas de nuestro país, quienes son un integrante más de nuestras familias y quienes hoy son el sostén emocional de miles de personas para quienes ellos son su única compañía.

Ninguna actividad médico veterinaria se puede detener. Debemos seguir resguardando la pesca y acuicultura, o, preocuparnos de la salud de los ecosistemas a través de nuestros especialistas en vida silvestre. La vigilancia sanitaria de nuestras fronteras en puertos y aeropuertos se ha mantenido de manera ininterrumpida, permitiendo que el comercio y el turismo sigan su curso.

Nuestros profesionales han formado parte de la primera línea en la lucha por la contención y la gestión de esta crisis sanitaria, a través de su participación en las actividades de las seremis de salud. No logro visualizar una profesión más amplia y diversa que la nuestra, que luche en tantos frentes distintos, y que aporte a la mantención de la salud mundial con su participación directa en la salud de los ecosistemas, en la salud pública y por supuesto, en la mantención de la salud animal. Nadie puede tener dudas en que somos profesionales sanitarios y hoy más que nunca nuestro país necesita oficializar dicho reconocimiento. La integración de nuestra experticia a la visión a la salud pública nacional es fundamental y la protección de nuestras actividades profesionales exclusivas, sin ellas se comprometería gravemente la salud, la sociedad y la economía de nuestro país.

En Otras noticias...

Feliz Halloween: Mantenga a la familia sana con estas recomendaciones

Manuel Tabilo

Temporada de piscinas: cómo disfrutar previniendo el contagio por COVID-19

Redaccion Termometro

Dermatólogo aconseja cómo usar mascarilla en la playa para no afectar la piel

Redaccion Termometro