Termómetro Noticias

COLUMNA: El apruebo no basta

Por: Alejandro Cataldo, Estudiante de Administración Pública

Este domingo viviremos un momento histórico para el país. No solamente será así dado su componente evidentemente político, sino que también será histórico desde el punto de vista social e institucional.

El plebiscito del año 2020 será recordado por décadas, independiente de los eventos que sucedan ese día. La gran mayoría del país estará atento al televisor, radio y redes sociales para vivir el minuto a minuto de los sucesos que transcurrirán: las primeras mesas escrutadas, las aglomeraciones generadas, algunos incluso sienten ese morbo para ver si se provocan las famosas funas a personeros del gobierno, como también, no faltarán los chascarros o “memes” que de seguro saldrá más de alguno ese día.

Pero sin duda, lo que más importa es el resultado final. El apruebo o el rechazo ¿cuál de los dos ganará?

Según indican las encuestas, el apruebo ganará holgadamente, pero como sabemos, las famosas encuestas muchas veces no son 100% certeras. Es que claro, un fenómeno social ya es difícil de predecir, súmele a eso que estamos en momentos de incertidumbre tremenda debido a la pandemia y a la siempre sorpresa que es producto del voto voluntario. No es bueno fiarse, así que es importante y necesario ir a votar el domingo.

Sin embargo, a pesar de la posibilidad que supuestamente tiene el apruebo de ganar, eso no será suficiente. Desde el lunes es imperativo que todos los órganos políticos y sociales comiencen a trabajar por este nuevo Chile que tanto queremos, el Chile que deje de lado el legado de la dictadura y logre caminar libremente, escribiendo y haciendo una historia más justa para todos y todas.

La Constitución de 1980 es el primer pilar dictatorial que deberá ser derribado, según la Fundación Sol, son once los pilares que aún sostienen el modelo heredado de Pinochet. A la Carta Magna le siguen por ejemplo el sistema de pensiones, el sistema de salud, el código de aguas, la educación de mercado, entre otros. Es sabido que ha existido la voluntad política de querer cambiar muchos de estos pilares, sin embargo, el poder defensor al modelo de la dictadura, que han ejercido instituciones como el Tribunal Constitucional, ha bloqueado constantemente estas intenciones. Súmele a eso la labor que han cumplido los partidos de derecha, la cual es simplemente mantener estos pilares firmes.

Por otro lado, se hace necesario que la forma actual de hacer política cambie. Hoy, con partidos políticos en el piso, con distintas instituciones deslegitimadas, con gobernantes que parecen no escuchar a sus representados, es menester cortar con esa tradición política anticuada. Es más importante que nunca lograr que los movimientos sociales sean participes tanto en el proceso de formulación de políticas públicas, como también en la gestión e implementación de éstas. Como diría Claudia Heiss, académica de la Universidad de Chile, en el podcast “#TheLibroShow: “la nueva constitución debe habilitar la política, permitir que la gente pueda tomar decisiones sobre las cosas que afectan en su vida”.

En cuanto a la forma que tendrá la convención, las y los políticos también están al debe, aún hace falta asegurar la participación de independientes, la cual si no es factible, tal como ocurre al día de hoy según el acuerdo firmado el 15 de noviembre, el proceso no tendrá la legitimidad que debe tener. Si una convención constituyente la conforman solo miembros o cercanos de un determinado partido político, la nueva Constitución tendrá tan baja legitimidad como la actual.

En los próximos meses, en nuestro país se estará disputando la manera en cómo queremos que se desarrolle nuestro futuro por, al menos, 40 años. De ahí la importancia de todo este momento constituyente, es decir, nos estamos jugando el Chile en el cual queremos vivir.

Por estas razones y por muchas otras, como son la justicia en temas de derechos humanos que hasta ahora ha sido insatisfecha en todos los sentidos, el apruebo no basta. El apruebo es el inicio del camino del nuevo Chile, pero sin duda no es suficiente.

En Otras noticias...

COLUMNA: ¿Por qué debemos proteger la infancia?

Redaccion Termometro

COLUMNA: Funcionarias y funcionarios comprometidos con el país

Redaccion Termometro

COLUMNA: Emprender para transformar

Redaccion Termometro