Termómetro Noticias

[COLUMNA] No son muebles

Por: Víctor Silva Gallardo
Ambientalista

banner 2021
banner

Desde la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputadas y Diputados se despachó a la Sala el Proyecto de Ley que modifica el Código Civil, estableciendo la exclusión de los animales como “bienes muebles” y enfatizando su sintiencia, aspecto demandado por organizaciones y movimientos sociales desde el 2015, en cuanto se ha señalado que el artículo 567 del Código Civil se ha mantenido intacto desde 1856: los animales son cosas muebles de la misma forma que lo es una silla o un televisor.

Un centenar de países incorporan a los animales no humanos en sus constituciones y leyes, destacando el Reino Unido, Francia, India, Nueva Zelanda, Colombia y Costa Rica. En estas naciones, se les declara como “seres sintientes” y tipifican el maltrato animal como delito. En Chile han existido algunos avances sobre la protección y la tenencia responsable, pero la legislación en general sigue tratándoles como objetos de derecho, en oposición a las personas, consideradas sujetos de derecho.

En el debate desarrollado por la extinta Convención Constitucional sobre la iniciativa popular “No Son Muebles”, impulsada por la Fundación Vegetarianos Hoy, se consignó un artículo que señalaba que “los animales son sujetos de especial protección”. Sin embargo, la propuesta al texto final fue rechazada por la sociedad chilena.

Pero las iniciativas no quedan aquí, ya que un grupo de parlamentarios/as propusieron modificar el Código Civil, suprimiendo expresiones alusivas a animales. Además, se agrega un nuevo artículo (581 bis) que reza: “Los animales son seres sintientes. Están protegidos por estatutos especiales y se regirán por las normas de este Código en todo aquello que sea pertinente.” Además, fueron aprobadas indicaciones que agregan incisos a este Artículo, por ejemplo, que  “(…) será aplicable el régimen jurídico de los bienes y de las cosas en la medida en que sea compatible con su naturaleza o con las disposiciones destinadas a su protección”, mientras que, quien detente la calidad de propietario, poseedor o tenedor de un animal no es privado de sus derechos y es obligado a los cuidados de animales “respetando su cualidad de ser sintiente, asegurando su bienestar conforme a las características de cada especie”.

La tramitación no ha estado exenta de complejidades, ya que en general se aprobó la idea de legislar el Proyecto con estrecho margen a favor. Mientras que, en particular, varias indicaciones a la ley fueron aprobadas por los Diputados/as Jaime Araya, Daniella Cicardini (autora del Proyecto), Félix González, Daniel Melo, Camila Musante, Jaime Sáez y Marisela Santibáñez. Otras indicaciones deberán reponerse en Sala debido al rechazo de parlamentarios/as de derecha.

Las discusiones legislativas nos llevan a transitar hacia una sociedad que se haga cargo del maltrato e impulsar políticas educativas centradas en la empatía y bienestar animal sin caer en caricaturas. La Declaración de Toulon del 2019 llama a poner a los animales en un status jurídico muy diferente a como ha sido históricamente. Las nuevas categorías jurídicas con las que se reconocen a los animales como individuos dotados de conciencia y capacidades de sufrir o disfrutar, entre otras, significan un necesario avance sobre nuestra negativa mirada dominante y especista para instaurar un adecuado marco legal de protección. Queda camino en el Congreso aún, pero el concepto es claro: los animales no son muebles, son seres sintientes.

En Otras noticias...

Reúnen en Antofagasta a trabajadoras en oficios masculinizados de diversas empresas

Redaccion Termometro

Seremi de Energía invita a postular a nueva versión del concurso “Ponle Energía a tu Empresa”

Redaccion Termometro

AFAEDA acusa negligencia en hallazgo de 89 cajas con osamentas “custodiadas” hace 20 años

Redaccion Termometro