Termómetro Noticias

[COLUMNA] Mejores ciudadanos para un Chile mejor

Por: Senador Pedro Araya

banner 2021

Hace algunas semanas, comentamos sobre las malas condiciones de los establecimientos educacionales, donde incluso se llega a algunos extremos donde existe falta de agua potable, lo que resulta inaceptable e impensado para el año 2023.

Lo anterior contribuye y se suma a la deserción que enfrenta nuestra educación y a los altos índices de violencia dentro de los establecimientos, donde permanentemente vemos por televisión a encapuchados que se enfrentan a carabineros o a cualquier tipo de autoridad lanzándoles bombas molotov.

Como si todo lo anterior ya no fuera un mal panorama también se ha cuestionado y urge resolver la problemática surgida en torno a las raciones y calidad de los alimentos entregados en nuestras escuelas por la Junaeb.

Según el informe del Centro de Estudios del Ministerio de Educación (CEM), la pandemia del Covid-19 dejó la negativa cifra de más de 50 mil alumnos que abandonaron el sistema escolar entre 2021 y 2022, a los que se 1.239.330 estudiantes con inasistencia grave, que equivalen al 39% de la matrícula total de educación parvularia y escolar. En este escenario sorprende que el mayor aumento se observe en la enseñanza básica, con más del doble (105%) que en 2019, concentrándose en 1º y 2º básico. Le siguen la educación parvularia, con un 87% de aumento, y luego la educación media, con 83% de alza.

Todo esto avizora un panorama muy desalentador, la educación es la principal herramienta que tienen las naciones para proyectar un futuro con desarrollo y mejor calidad de vida. Volvemos a la manoseada frase que los niños y jóvenes son el futuro de Chile, pero estamos trabajando para que ello realmente suceda.

Si miramos el escenario internacional Chile es el país que integra esta organización que mantuvo más tiempo las escuelas cerradas durante la pandemia, totalizando entre 2020 y 2021, y esta cifra habría motivado el ausentismo y la deserción que aumenta aún más la brecha de aprendizaje y desarrollo entre los diferentes sectores socioeconómicos de nuestro país.

Hoy son muchos los jóvenes y niños que ven en el uso de la violencia y el narcotráfico la vía rápida para conseguir los bienes que desean, no estamos formando a las próximas generaciones en los valores del trabajo y el esfuerzo por crecer y desarrollarse a modo personal. El Presidente Boric lo dijo hace un tiempo “no queremos una generación perdida, no queremos una generación que termine pateando piedras porque no supimos hacernos cargo en su momento”…entonces Gobierno, parlamentarios y toda la comunidad debemos trabajar para que ello no suceda y eso significa mejorar nuestros establecimientos, que realmente sean lugares que acogen a niños y jóvenes y los impulsan a querer aprender más.

Se aplaude el acuerdo alcanzado para aumentar el presupuesto a los Liceos Bicentenarios y el llamado a nuevas convocatorias para que más establecimientos puedan acoger de manera significativa a quienes no quieren seguir el camino de la violencia y apuestan por el desarrollo educativo.

En este próximo 2023 urge que erradiquemos la violencia de las aulas y revirtamos la deserción escolar, ya que solo así estaremos contribuyendo a generar mejores ciudadanos para un Chile mejor.

En Otras noticias...

Ricardo Díaz y anuncio en traspaso de competencias: “Podemos ser un aporte íntegro a la seguridad”

Redaccion Termometro

Hernán Rivera Letelier recibió homenaje de artistas y autoridades regionales

Redaccion Termometro

Senador Araya: “Es insólito que la Seremi de Salud no conozca la ley que prohíbe fumar en las playas”

Redaccion Termometro