Termómetro Noticias

Director del Coro de Cámara: “Cantar es un derecho humano, todo niño que habla puede cantar”

banner 2021

La música es un arte que ha trascendido a lo largo de las épocas, manifestándose sea con un instrumento o con la voz representativa.

El fundador y director del Coro de Cámara de Antofagasta, así también director del Coro de Niños del colegio The Antofagasta International School (AIS) Máximo Díaz Ríos, se expresa respecto a las virtudes del campo coral en los más pequeños.

Recientemente, estuvo en Famatina, Argentina, donde realizó un curso de capacitación de 10 días sobre el canto coral infantil a docentes de música de las escuelas, iniciativa que fue a partir del programa internacional “Directores sin fronteras” organizado por la Organización Federada Argentina de Actividades Corales (OFADAC).

¿Cómo fueron sus comienzos en su formación al mundo del canto?
Empecé cantando en coro desde muy niño, desde los 6 – 7 años más o menos, seguí cantando en el coro del colegio, y después cuando egrese de 4to medio ingrese a estudiar la licenciatura en música con mención en dirección coral, en la Universidad de Talca, y desde ahí que he comenzado a formar diversos coros de niños en la región del Maule, trabaje en un proyecto de bicentenario donde me tocó formar coros de niños y adolescentes en colegios municipales. Después ya en el 2019 me traslade a Antofagasta y acá soy director del coro de niños del AIS del Antofagasta International School, y soy fundador y director del coro de Cámara de Antofagasta.

¿Cómo llego a participar en el programa “Directores sin fronteras”? Realizado en Famatina, Argentina
Yo postule en enero – febrero de este año y hay muchos directores de coro de Argentina y de Chile que postulan a ese programa, y en abril me notificaron de haber sido ganador de ese concurso, lo cual me puso muy contento.

El programa de “Directores sin fronteras” consiste en designar a los ganadores de los concursos, distritos de la Argentina o donde las personas no tiene acceso a una actividad coral, donde por ejemplo, no hay profesores de música, o hay profesores de música pero no tienen la habilidad para formar un coro de niños ahí, entonces esa era la labor, ir a formar coros de niños a lugares muy alejados de la Argentina.

Podría darnos detalles de su viaje a Argentina
-Me tocó dar un curso de capacitación de 10 días sobre el canto coral infantil a docentes de música de las escuelas, entregando unas herramientas didácticas para el canto coral escolar como técnicas de ensayo, técnica vocal, técnica de dirección y gestión de agrupaciones escolares, así como reflexionar sobre nuestra labor como músicos pedagogos y la realidad a la que nos enfrentamos que muchas veces no es la más óptima.

Tuvimos la oportunidad de visitar 8 escuelas en 4 días en las localidades de San Miguel, Campanas, Chilecito, Famatina y Pituil dónde realizamos un primer ensayo con cada coro para incentivar a los niños, profesores y directivos a la formación de elencos corales. En algunas escuelas incluso cantaron todos los profesores, y el sábado 17 de Septiembre se terminó el curso con un concierto a sala llena en el salón parroquial de Famatina.

Muchos especialistas sostienen que la música es una herramienta fundamental para el desarrollo de sus niños, de su creatividad ¿Qué opina respecto a ese concepto?
Eso es muy interesante porque efectivamente hay muchos estudios que avalan que la actividad musical en los niños desarrolla mucho más, estimula mucho más el cerebro. Específicamente los niños que cantan son niños que van desarrollando más habilidades humanas, que tiene más facilidades para las matemáticas, para el lenguaje, van desarrollando la empatía también, y un montón de otras cosas más.

¿Cómo evaluaría el desarrollo de la música en los colegios de Antofagasta? ¿Considera que se debería potenciar más?
Buena pregunta, sí, de los años que llevo acá viviendo en Antofagasta me he topado con la sorpresa de la poca actividad coral en los colegios, es muy poca, y yo creo que eso se debe a la falta de especialistas acá en la ciudad, y no solamente en la ciudad, sino que en toda la región.

Porque consideremos que la única carrera de pedagogía en música con especialidad en dirección coral está en La Serena, del norte, y ya de ahí hacia acá no hay nada. Yo sé que la Universidad de Antofagasta tiene una licenciatura en música, pero no hay, eso no tiene pedagogía y no tiene la especialidad.

¿Sugiere de algunas medidas para potenciar el crecimiento musical acá en Antofagasta?
Bueno, que ojala que en las casas de estudio del estado se hagan cargo de aquello, que puedan abrir especialidades en dirección coral, que se pongan a realizar cursos de capacitación para los docentes de música de acá. Yo creo que esa sería una buena forma de fomentar.

Un término usado para definir una condición en la que alguien es incapaz de reconocer diferentes aspectos de la música se llama “amusia” ¿Qué sabe sobre la misma?
-La amusia es una patología en que el cerebro no desarrolla cierto sector para el desarrollo de la música, ósea son personas que no tienen ritmo, son personas que uno les da una nota y no pueden cantar esa nota, y se descubrió de que cuando ahí está la ausencia de ese conector en el cerebro, el sistema nervioso busca todas las formas, otros canales para que la música se desarrolle por medio de otras vías.

Lo que igual permite que finalmente una persona si pueda cantar, claro, no va a ser un “Pavarotti” no va a ser una “María Callas” pero si va a poder cantar, va a poder llevar un ritmo bueno, poder cantar en un coro, es más, yo me he topado con niños, de todos los coros de niños que he formado a lo largo de mi carrera de que de repente llegan niños que no cantan nada, y después con el paso del tiempo los niños logran poder cantar.

Por eso yo nunca a un niño le he dicho cuándo va a una audición del coro: “no, no sirves para esto, anda a jugar a otra cosa”. Si yo le digo eso al niño, yo lo que creo en el niño es un estigma, hago que el niño crezca con el paradigma de que él no sirve para cantar, porque todos somos genios en potencia, todos podemos desarrollarla y es deber del profesor poder estimular la música y el canto en los niños. Por eso digo eso de “Todo niño que habla puede cantar”.

¿Qué puede decirnos de la “inhibición de la creatividad”?
Bueno, así le llamo yo, la “inhibición de la creatividad” ocurre de que todos los niños nacen con el estímulo del arte, es decir, podemos observar que los niños bailan con facilidad, dibujan con facilidad, las paredes de las casas siempre están rayadas por los niños, los niños cantan con facilidad. Pero ocurre que después con el paso del tiempo, por la sociedad, la cultura, la familia y la propia educación lamentablemente, el niño empieza a inhibir su proceso creativo.

Entonces el niño ya comienza a cantar menos, comienza a bailar menos, comienza a escribir menos, a expresarse menos, y es tanto así que vemos que por ejemplo en muchos establecimientos educacionales los niños llegan a 6to – 7mo básico, y los niños no saben. Tú dices: “Ya chicos, vamos a bailar” y los niños no saben cómo bailar; “Vamos a cantar” y los niños tienen vergüenza de cantar, tiene vergüenza de expresarse. Pero eso es producto de la inhibición de nuestra cultura, la inhibición de la creatividad, por eso es deber del profesor estimular y rescatar la creatividad del niño. ¿Cómo? Por medio de, en mi caso del canto coral.

¿Tiene alguna figura de inspiración que haya sido parte de su proceso de formación como director de coros?
Sí, en Chile tengo dos grandes referentes, el primero es Ricardo Curihuinca quien fue mi maestro de coro del colegio, quien me estimuló, me apoyó y me incentivó a seguir estudiando música. Después está Guido Minoletti, quién fue premio nacional de la música hace poco tiempo, quien es un destacado director de coros en el país con el cual estudié 4 años. Y Mirta Bustamante, quién fue la directora del coro de niños de la universidad de Talca donde yo estudié, ella me incentivó, me motivó mucho a trabajar con coros de niños, de hecho los dos trabajamos en conjunto en un proyecto Bicentenario allá en Talca dónde íbamos a las escuelas municipales y formábamos coros de niños.

¿Está en sus planes una meta personal que quiera cumplir?
Bueno sí, seguir contribuyendo al desarrollo del campo coral acá en Chile y en otros lugares de Latinoamérica, producto de esto mismo surgen invitaciones también para el próximo año participar en dar cursos de perfeccionamiento a profesores de música en Argentina.

¿Algún mensaje personal que quieran incursionar en cualquier ámbito musical?
El mensaje es para, primero para los niños, y jóvenes, de que si tienen ganas de dedicarse a la música y estudiar música que lo hagan, todo lo podemos hacer, hay muchos mitos con respecto a la música y al arte. Pero que escuchen a su corazón para que puedan emprender y ser la vida que quieran vivir.

Y el segundo mensaje es para los directivos de las escuelas municipales, privadas también, que fomenten el canto coral en las escuelas, porque en el canto coral una escuela que canta es una escuela alegre.

En Otras noticias...

Telescopios y grandes objetos del universo abordará exposición astronómica en la UCN

Redaccion Termometro

Tenimesistas antofagastinos destacan en 1er Campeonato Panamericano Máster

Redaccion Termometro

¿Jojojo o jajaja? Así es el “gran” árbol navideño instalado por la Municipalidad de Antofagasta este 2022

Redaccion Termometro