Termómetro Noticias

[COLUMNA] Verdadera inclusión: Ley + Voluntad

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición del neurodesarrollo que afecta la manera en que una persona percibe y socializa con otras, así como sus patrones de conducta. En marzo de 2023, se promulgó la “Ley TEA” en Chile, que busca asegurar el derecho a la igualdad de oportunidades y la inclusión social de las personas dentro del espectro, eliminando cualquier forma de discriminación.

La ley establece deberes del Estado para garantizar la atención integral y la protección de los derechos de las personas con TEA en los ámbitos de la salud y la educación. También define principios como el trato digno, la autonomía progresiva, la perspectiva de género y la detección temprana del TEA. Además, la ley permite a las personas con TEA y sus representantes legales interponer acciones legales por discriminación y establece deberes específicos del Estado para promover la inclusión social y educativa, así como para prevenir la violencia y el abuso contra las personas con TEA.

La promulgación de la Ley TEA en Chile representa un avance significativo en la protección de los derechos y la inclusión social de las personas con esta condición. Sin embargo, más allá de las disposiciones legales, la verdadera inclusión requiere un compromiso colectivo y una voluntad activa de la sociedad para respetar, aceptar y valorar la neuro-diversidad.

Si bien, tanto la ley como las normas posteriores complementarias son un avance para nuestra sociedad, no es menos cierto que son el puntapié inicial, ya que no constituyen el punto final en la materia.

Una verdadera cultura de inclusión debe ir más allá de lo que establece la ley. Requiere un cambio cultural que reconozca, respete y valore la neuro-diversidad, promoviendo un ambiente donde todas las personas, independientemente de sus diferencias o desafíos, sean escuchadas, respetadas y consideradas como miembros activos y valiosos de la comunidad, entendiendo que un diagnóstico en sí, jamás será un factor que determine el futuro de la persona.

Si bien, los niños y niñas con TEA enfrentan desafíos únicos en su día a día, porque no hay persona autista igual a otra, lo cierto es que además de los desafíos también tienen -tal como las personas neurotípicas- talentos, habilidades, fortalezas y sueños que merecen ser escuchados, reconocidos y apoyados para cumplirlos y así llegar a su máximo desarrollo de todo ser humano, donde la felicidad y desarrollo individual no tenga límites impuestos por otros.

Como sociedad tenemos un desafío claro, debemos construir un país y una comunidad inclusiva, donde reconocer las diferencias de unos y otros, nos permita que la palabra inclusión se convierta en un verdadero convivir, donde no se requieran adaptaciones, donde todos recibamos el respeto que merecemos y tengamos espacio. Darle vida y significado a lo que es verdaderamente la inclusión, depende de nosotros.

En Otras noticias...

En Antofagasta: Condominio sin luz y agua por deuda de $12 millones

Redaccion Termometro

En 28 farmacias de la región: Más de 13 mil medicamentos a precios rebajados para usuarios de Fonasa

Constanza Castillo

Diputado Araya y alza de la luz: “El ministro de Energía debiera evaluar una solución, tal como con las Isapres”

Constanza Castillo